También se le conoce por las iniciales de su denominación en inglés SEO (Search Engine Optimization). El objetivo principal de este proceso es obtener un posicionamiento web dentro de los resultados que aparecen en los buscadores a través de búsquedas orgánicas. Aquellas personas que se dedican a este trabajo se les denominan Técnico SEO o Consultor SEO.

Además se trata de una técnica dinámica que cambia con el paso del tiempo, el motivo son distintas actualizaciones como Penguin y Panda del buscador Google. Lo que significa que aquellos que se dediquen a este mundo deben estar en continua actualización para obtener los mejores resultados.

El posicionamiento orgánico es aquel que tiene una web en los buscadores sin que exista la actuación de una campaña de carácter publicitario (en la que se pagaría por publicidad). Este posicionamiento es resultado de las acciones realizadas por las “arañas web” denominado indexación, que consiste en recorrer las páginas web y guardar las palabras clave un una base de datos.

Los dos pilares básicos que se deben conocer y que dividen la base del SEO son los siguientes:

·         SEO On-page: es aquel que se centra en la relevancia de la web. Esta se consigue a través de la optimización de la web con el contenido de la misma y así lo entienda el motor de búsqueda. En estas acciones se deben tener en cuenta: optimizar las palabras clave, redirecciones y formato de URLs, tiempo de carga, percepción de la calidad del contenido así como la experiencia del usuario al navegar por la web.

·         SEO Off-page: esta parte del SEO en paralelo a la anterior, se basa en los factores externos de la web y con ellos obtener notoriedad. Estos factores externos son el número así como calidad de enlaces a la web (backlinks) que pueden estar en redes sociales, en una mención en algún medio (local, nacional o internacional),  creación y desarrollo de blogs, notas de prensa,  la autoridad de los lugares desde los que se enlace la web, etc.

Pero, ¿por qué estar entre los primeros?

En Internet existe una alta competitividad entre las empresas que consiste en aparecer en la primera página de resultados de los buscadores. Por ejemplo, en el caso de Google son 10 el total de resultados que aparecen de manera orgánica en cada una de sus páginas. Es muy difícil que los usuarios cuando realizan búsquedas de un producto o servicio concreto busquen más allá de la primera  o segunda página de un buscador. Piénsalo, ¿sueles buscar más allá de la primera página de Google?

 

Todos aquellos que posean un blog o página web quieren aparecer los primeros en las búsquedas de su público objetivo. Para ello todas las acciones de SEO se centran en mejorar la experiencia en la web además de ofrecer contenido de calidad e interesante para ellos. Pero estas mejoras también tienen en cuenta a los motores de búsqueda y que estos puedan interpretar que una web es útil aunque aún no la puedan ver como las personas.

Se debe destacar la relevancia del contenido, que es la relación del contenido que ofrece una página frente a las búsquedas que se realizan. Esto no solo se refiere a que la página tenga los términos utilizados en la búsqueda sino que además el motor de búsqueda lo relacione con los factores optimizados mediante on-page.

Y terminar indicando que existen acciones que pueden perjudicar el posicionamiento SEO de tu sitio web, algunas de ellas serían:

·         Que los title y metas no estén correctamente escritos.

·         Abusar del número de palabras clave.

·         Realizar acciones que serían consideradas SPAM por los motores de búsqueda, como por ejemplo: dejar comentarios en foros en los que colocar link a la página.

·         Páginas que requieren de más tiempo de lo normal para cargarse.

·         Contenido duplicado, es decir, que un mismo texto esté repetido en más de una URL (interna o externa).